Academia de Guitarrería®
Acústica, Diseño y Construcción de Guitarras

| Academia | Cursos | Inscripción | Método | Libros | Autoevaluación | Profesores | Pregúntanos |
"Si crees que la formación es cara, prueba la ignorancia" - Proverbio inglés

AG

   
 

Academia

 

Cursos

 

Método

 

Libros

 

Autoevaluación

 

Profesores

 

Inscripción
 
Pregúntanos
 
 

Construcción de Guitarras - Curso antiestrés

Este curso está orientado a las personas que en su trabajo habitual están sometidas a constante tensión y necesitan descargarla mediante una actividad exigente pero relajada y gratificante. Su objetivo principal no es formar profesionales de la guitarrería, sino reducir las tensiones, mejorando el bienestar y equilibrio personal, contribuyendo a mejorar la calidad de vida y así aumentar el desempeño y la productividad personal y laboral.

Cuando se realiza en grupo, se persigue la colaboración en la consecución en equipo de un objetivo común, lo que permite que sus miembros se conozcan y relacionen fuera del ámbito laboral habitual, mejorando las relaciones dentro y fuera de la organización.

El curso se particulariza (lugar, horario, duración, contenido, etc.) en función de las preferencias y posibilidades del grupo.

El estrés laboral

Dicho de forma coloquial, el estrés es la sensación de que el trabajo nos satura o nos angustia e interfiere negativamente en la vida personal. Aparece cuando las exigencias del entorno llegan al límite de la capacidad del individuo para hacerlas frente o mantenerlas bajo control.

Síntomas

El estrés puede manifestarse de diversas formas, desde la irritabilidad a la depresión, y por lo general está acompañado de agotamiento físico o mental.

Se considera una patología cuando afecta al bienestar físico y psicológico del trabajador y puede deteriorar el ambiente de trabajo en la organización. Es la segunda causa de baja laboral en la Unión Europea, y afecta aproximadamente a la cuarta parte de los trabajadores. A parte de la pérdida de productividad, supone un coste elevado en gastos sanitarios.

El estrés laboral parece contagiarse en una empresa entre los miembros que comparten un mismo tipo de trabajo, lo que indica que existen factores objetivos que lo provocan. Así, no sólo se detecta de forma individual, sino que se detecta fácilmente en el conjunto del grupo.

A nivel individual se manifiesta como irritabilidad, nerviosismo, trastornos en el sueño, palpitaciones, alteraciones en el apetito, molestias gástricas, contracturas, afecciones cardiovasculares, trastornos digestivos, inmunológicos y de la piel (alopecia y caspa...), mala concentración y falta de memoria, ansiedad, inseguridad, depresión...

Y en la organización queda reflejado en la disminución de la producción (calidad, cantidad o ambas), la falta de cooperación, las peticiones de cambio de puesto de trabajo, la necesidad de una mayor supervisión, las quejas de los clientes, el empeoramiento de las relaciones humanas, la falta de orden y limpieza, el aumento del absentismo, los incidentes y accidentes, el consumo de tabaco, alcohol y medicamentos, etc.

Causas

Es el resultado de un desequilibrio entre las aptitudes de la persona, su adecuación al puesto de trabajo y la organización de la empresa. Puede estar provocado por la falta o la sobrecarga de trabajo (su volumen o dificultad está por encima de la capacidad del empleado), la monotonía (el trabajador se siente poco motivado y, en muchos casos, considera que no se están aprovechando sus habilidades y capacidad profesional), falta de comunicación (el trabajador se siente perdido al no saber lo que se espera de él), relaciones personales (no tener buena sintonía con los compañeros de trabajo, superiores o subordinados), las reuniones improductivas, diversos aspectos ambientales (iluminación, temperatura, ruidos, horarios inadecuados...), etc.

Lo sufren más las personas cuyo trabajo exige el contacto con el público o con los clientes (médicos, profesores, comerciales, policías...). Los altos directivos y cargos intermedios más propensos son los más activos, enérgicos, competitivos, ambiciosos, impacientes, que no saben o no tienen cómo delegar en sus colaboradores, que manifiestan un interés por la perfección y una implicación muy profunda con su profesión. Pueden padecerlo las personas que realizan tareas repetitivas y las que se sienten infravaloradas.

Prevención y tratamiento

Generalmente, el estrés no se hace evidente hasta que aparecen sus consecuencias negativas y entonces es más complicada su solución. Por el bien del trabajador y por su rendimiento en la empresa, se hace necesaria la prevención.

La prevención y tratamiento debe hacerse interviniendo sobre las causas. La intervención sobre la organización consiste en mejorar la estructura organizativa, el estilo de comunicación, los procesos de formulación de decisiones, las funciones y tareas de los puestos de trabajo, el ambiente físico y los métodos de formación y capacitación de los trabajadores. Un aspecto importante para la prevención del estrés es el aumento del apoyo social, favoreciendo la cohesión de los grupos de trabajo y formando a los trabajadores para que adopten una actitud de ayuda con los subordinados y compañeros.

Se han establecido las siguientes medidas laborales preventivas, que deben ser fomentadas por la empresa:

  • Horario. Procurar que los horarios de trabajo eviten conflictos con las exigencias y responsabilidades externas. Los horarios de los turnos rotatorios deben ser estables y predecibles.

  • Participación/control. Los trabajadores deben poder aportar ideas sobre las decisiones y acciones que afecten a su trabajo. Y para ls resolución de los problemas que puedan surgir.

  • Carga de trabajo. Las exigencias de trabajo deben ser compatibles con las capacidades y recursos del trabajador. Debe estar prevista su recuperación después de tareas físicas o mentales particularmente exigentes.

  • Contenido. Las tareas deben estar diseñadas de forma que confieran sentido, estímulo, sensación de plenitud y la oportunidad de hacer uso de las capacitaciones de cada trabajador.

  • Definición. Los puestos de trabajo deben estar bien definidos, sin ambigüedad. Los trabajadores deben conocer lo que se espera de ellos: sus funciones y sus responsabilidades en el trabajo. También las de los demás.

  • Relación: Deben crearse oportunidades para las relaciones de apoyo, ayuda, amistad...con el resto de los miembros de la organización. No sólo en los asuntos directamente relacionados con el trabajo, sino fuera del ámbito laboral: celebraciones, juegos, etc.

  • Futuro. Se debe evitar la ambigüedad en temas de estabilidad laboral y fomentar el desarrollo de la carrera profesional.

Sin embargo, son las actividades extralaborales las que pueden compensar el estrés laboral. Para prevenir o curar el estrés, el trabajador debe descansar, tener una dieta equilibrada y ligera, cambiar de actividad, reflexionar, gestionar bien el tiempo propio, moverse y andar, formarse en distintas disciplinas, relacionarse con compañeros y amigos, comentar emociones y problemas, reír, realizar actividades divertidas,...

Actividades extralaborales

Las empresas buscan el máximo rendimiento de sus trabajadores y para ello necesitan que éstos se encuentren en plena forma tanto física como emocionalmente. Por ello, cada vez dan más importancia a la prevención y tratamiento del estrés, enmarcándolo dentro de programas más amplios de salud laboral, mejora del ambiente de trabajo y conciliación de la vida familiar y profesional, dirigidos a todo el personal o a amplios grupos de la plantilla.

Tradicionalmente, se han sugerido técnicas de relajación, gimnasia, respiración, reflexión...

Sin embargo, se ha comprobado que uno de los métodos más eficaces tanto para prevenir como para tratar el estrés, consiguiendo más rápidamente la eliminación de los síntomas y la mejora del ambiente laboral, el rendimiento y la productividad del trabajador y de todo el grupo, es la realización de actividades ajenas al trabajo habitual, no meramente lúdicas, planteadas como un trabajo en equipo que implique un esfuerzo intelectual y físico de nivel medio. Dicho de otra forma, una actividad de aprendizaje en equipo, que implique una actividad manual, donde cada miembro del grupo sienta que aporta y recibe en función de su esfuerzo personal y del de los demás, en un ambiente agradable y distendido, en una área que pueda entenderse y desarrollarse posteriormente como una afición personal.

Curso antiestrés

En este curso, se aprovecha la construcción de una guitarra para lograr varios de los objetivos más eficaces de las terapias antiestrés:

  1. Reflexionar, meditar y aprender.
  2. Ver el lado positivo de las cosas.
  3. Aprender a expresar adecuadamente los sentimientos y necesidades (asertividad).
  4. Escuchar a los demás.
  5. Llevarse bien con los compañeros de trabajo.
  6. Tener aficiones y proyectos personales.
  7. Hacer trabajo manual.
  8. Aumentar la vida social.
  9. Hacer tareas que ayuden a otros.
  10. Gestionar el tiempo diferenciando el dedicado a cuestiones personales y laborales.
  11. Aprender a dejar a un lado temporalmente los problemas del trabajo.
  12. Tomarse tiempo para uno mismo entre el trabajo y las tareas domésticas.
  13. Tener pequeños descansos entre las distintas actividades.
  14. Disfrutar y descansar del tiempo libre. Tomar vacaciones.
  15. Disfrutar de cada momento, tanto de los de actividad, como de los de ocio.
  16. Disfrutar del tiempo de relación social y familiar, incluida el tiempo  mientras se almuerza o cena.
  17. Aprender la importancia de la alimentación y del ejercicio físico. Evitar el consumo de estimulantes.

 

¿Más cuestiones?

Pregúntanos

Solicitud de inscripción

Proceso de admisión y acceso al formulario de solicitud de inscripción.

   


 

Ayúdanos a mejorar
Si encuentras errores en la información de estas páginas, te agradecemos que nos lo comuniques para poder corregirlos.